Libros – APRENDIENDO DE LOS LAMAS. KATHLEEN McDONALD

APRENDIENDO DE LOS LAMAS

EDICIONES DHARMA

Aquí te añado una cita que podrás leer en la página 44; dice así.

“A menudo, algunos nuevos meditadores piensan que sus mentes negativas empeoran en vez de desaparecer y creen que se debe a la meditación. Observa, por ejemplo, lo que sucede cuando lavas la ropa. Cuando la pones en remojo, se desprende parte de la suciedad. Conforme vas restregándola, el agua se vuelve más y más sucia. Es sorprendente la cantidad de suciedad que tenía. Sería estúpido acusar al jabón, al agua o al restregado, de la suciedad que aparece. El lavado tan sólo revela lo que ya estaba allí y es el método adecuado para eliminar completamente la suciedad.

De modo similar, la meditación es la forma de purificar la mente de lo que ya se encuentra allí; al principio descubrimos las negatividades burdas y, a continuación, las más sutiles. Por tanto, ¡sé paciente y no te preocupes!”

Desaliento.

MI COMENTARIO.

Cuántas veces hemos experimentado esas sensaciones, y otras más, durante la meditación. Es frecuente que la persona meditadora que empieza abandone la práctica por esos motivos. Siempre lo explicamos en nuestras sesiones e insistimos en la conveniencia de persistir en la práctica y participar con el grupo exponiendo cuáles han sido las manifestaciones. No ofrezcas resistencia; siempre hay motivos para no meditar, para no acudir al centro, para perder el contacto con el grupo. Pero siempre hay muchos más motivos para lo contrario. ¡No abandones!

 

VOLVER

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.