Del Coronavirus (I) – La Compasión vs. Egoísmo

Es en momentos de especial tensión emocional en los que afloran en nuestra conducta comportamientos que suelen alejarse de las esencias que intentamos cultivar en nuestra práctica de Reiki, Meditación y Ética Budista. Este es el caso de la alarma social que está propagando la epidemia del coronavirus.

  
Ayer martes he acudido al supermercado, como hago de forma habitual, y me he encontrado con largas colas en la caja y carros llenos de productos de alimentación. También he observado que los lineales de alimentación se encontraban vacíos o desprovistos de género. Curiosamente la sección de artículos de limpieza ofrecía todos sus productos en toda su gama. Dejo para tí esta reflexión.
  
Pero, volviendo al aspecto más serio de la cuestión, abrí mi mente a la plena consciencia para desarrollar la observación basada en la ecuanimidad. ¿Os acordáis de nuestras meditaciones en la ecuanimidad; mamá zorra y el cazador trampero? Es importante no juzgar y menos con prejuicios.
  
Así que me dispuse a meditar de pie, en la cola de la caja, mientras observaba la escena y enseguida me vino nuestro concepto de la compasión. Es ahora, me dije, cuando deberíamos desarrollar nuestro deseo de que los seres sintientes no caigan en el sufrimiento; este, y no otro, es el objeto de la compasión. Y es ahora, insisto, cuando más deberíamos alejarnos de patrones de comportamiento que perjudiquen a los demás en nuestro propio y bien surtido beneficio.
  
El miedo -del que hablaré en otro artículo- nos lleva a obrar con egoísmo y falta de respeto por los demás. Vivimos un momento en el que hay plena información (HUID DE LAS REDES SOCIALES) por parte de canales serios y contrastados, que nos hacen una serie de recomendaciones para no causar daño a los demás y al sistema. En este sentido la distribución de alimentos está garantizada y nadie se va a quedar sin irse a la cama sin cenar (mis padres lo hicieron así durante la guerra)
  
Pero, curiosamente, es la población de edad más avanzada, la que quizás tuvo algún referente con la Guerra Civil, la que menos preocupación muestra en estos días; claro, es normal, ellos sí tienen referencias claras de lo que es el desabastecimiento y la escasez. En casa de los padres y abuelos de mi generación sabían muy bien cómo cocinar con cáscaras de patata.
  
Pero los más jóvenes a ellos, con nuestros flamantes smartphones, smartwatches, smarttv y demás signos de nuestra opulencia, nos comportamos de manera irracional como si fuera el fin del mundo.
  
Pero digo más. Y, si ciertamente nos encontrásemos ante un escenario de bajo nivel de desabastecimiento, ¿deberíamos obrar siguiendo nuestro impulso egoísta y dejar a los demás sin nada con tal de tener nosotros todo?
  
Insisto en que no debemos juzgar a nadie, a nosotros mismos tampoco, pero sí debemos meditar tal y como sabemos hacerlo, orientando nuestra mente en favor de la Compasión, el Amor, la Belleza, la Armonía y el Equilibrio. Los elementos de La Fuente.
  
Si entras en un estado de pánico (generalmente irracional) vuelve enseguida a tí, encuentra y desarrolla lo que nos ha dejado Thay –Thich Nhat Hanh– como semillas de la bondad; respira y sonríe. ¿Te acuerdas del cartel en nuestra sala de meditación? Respira, sonríe y desde allí obra en consecuencia.
  
Si actuamos desde el amor y la compasión crearemos belleza en cuanto nos rodea; obrar en sentido contrario nos lleva al dolor y al sufrimiento.
  
Os deseo que podáis acceder libremente a la abundancia que nos ofrece el Universo. Que la diosa Lakshmi, diosa de la abundancia, material y espiritual, te ayude a tener equilibrio y armonía en tu vida.
  
Namasté

Un pensamiento sobre “Del Coronavirus (I) – La Compasión vs. Egoísmo

  • Avatar
    el 15 marzo, 2020 a las 5:25 pm
    Enlace permanente

    Namasté. Agradecida por este momento y el aprendizaje que me está brindando. Gracias maestro.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.